viernes, 28 de febrero de 2014

El código de los Pirahã

El otro día, en la 2 de TVE, vi un documental que me pareció fascinante. Se llamaba "El código de la Amazonia", el cual trataba de la extrañísima lengua de los indios Pirahã, que habitan en el río Maici, uno de los innumerables afluentes del Amazonas. Su lengua es excepcional por muchas razones: consta de tan solo ocho consonantes (siete, en el caso de las mujeres) y tres vocales, no tiene pronombres, tampoco parece tener palabras para designar los colores, no hay rastro de aritmética en su lenguaje (sólo distinguen entre pocos objetos y muchos), no presentan verbos ni en pasado ni en futuro, ciñéndose sólo al presente; pero lo más destacado es sin duda que es la única lengua conocida que no posee una estructura recursiva, es decir, que no se puede empotrar una frase dentro de otra o un sintagma nominal dentro de otro, por lo que carece de frases subordinadas.Algo que no debería dar pie a calificarlo simplemente como "primitivo", pues, según su descubridor, Daniel L. Everett, profesor de fonética y fonología de la universidad de Manchester, y antiguo misionero, la morfología verbal de su lengua es la más compleja que conoce, y califica a los pirahã como personas muy brillantes, que simplemente tienen una manera muy diferente de ver las cosas a la gran mayoría de los seres humanos. Quizás por esa razón ellos se autodenominan como "cabezas rectas" y al resto los califican como "cabezas torcidas".
  
  Hasta el descubrimiento de esta particularísimas características por parte de Everett, se creía que la recursividad del lenguaje era algo innato en todo ser humano, algo que ya venía expresado en el genoma y la razón principal  por la que los niños pueden aprender una lengua con tanta facilidad; tesis a la que en su día llegó el gran filólogo y todo lo demás Noam Chomsky, quien llegó a calificar a Daniel Everett de puro charlatán; pero lo cierto es que Everett, tras muchos años de convivencia con los pirahãs, parece haber reunido muchas evidencias a su favor en forma de gravaciones, las cuales les va a ser muy difícil rebatir a Chomsky y a los chomskianos, quienes han tratado de boicotear a Everett como si de fanáticos sectarios se tratara. Parece que una vez más el dogmatismo, el ego y el ánimo de creerse con la razón absoluta se imponen al debate y a la investigación. Una pena.
  
  Por otra parte, quizás estas características de los pirahãs no fueran en un pasado más o menos remoto algo tan insólito. Tal vez se han mantenido en esta lengua y en esa cultura porque ésta no ha sido contaminada por ninguna otra, dado que los pirahãs son muy reticentes al contacto con otros pueblos y ni uno solo de sus miembros habla otro idioma que no sea el propio. De hecho, la endogamia es bastante importante entre ellos, y no tienen ninguna palabra para designar parentescos más allá de la primera línea de consanguinidad. Si la lengua pirahã tiene todas estas "deficiencias" es porque en su día a día no han necesitado ni la aritmética, ni el pasado, ni el futuro, etc. Éstos sí que se han ceñido al Carpe diem como ningún otro pueblo conocido, algo que, sin ningún ánimo peyorativo por mi parte, los acerca más al resto de los animales. Sin embargo, han sido capaces de crear un lenguaje complejísimo en forma de silvidos, con el que se pueden comunicar con un nivel de precisión similar al lenguaje articulado, el cual les es muy útil para pasar más inadvertidos durante las cacerías. 
   
  Otras características de los pirahãs, que los hacen muy diferentes de la gran mayoría de seres humanos conocidos son la carencia de una memoria individual o colectiva más allá de dos generaciones (de hecho, ninguno de ellos es capaz de recordar los nombres de sus cuatro abuelos), algo que ha debido ser decisivo a la hora de que no posean mito de creación alguno ni ninguna idea que se parezca al concepto de dios; algo que nuevamente parecía inherente a la especie humana, y que hizo recapacitar de tal manera al propio Everett, que pasó de misionero y creyente convencido a ateo. Cuando en su época de misionero les preguntaba "quién había creado las cosas", los pirahãs se limitaban a responderle que "todo es lo mismo"; nada cambia y nada fue creado. Algo así como si se hubiesen puesto por una vez de acuerdo Heráclito y Parménides.

  Bajo mi punto de vista, con ellos se reabre el debate de si el lenguaje humano recurrente es algo innato o por el contrario es algo adquirido. Y tal vez, y sólo tal vez, los principios generales abstractos de las diferentes lenguas humanas no sean tan universales como creen Chomsky y los chomskianos. Ya decía Albert Einstein, que quizá la única verdad absoluta es la que afirma que no existen tales verdades.

  Quienes estén interesados en el documental podrán verlo aquí

15 comentarios:

  1. No he visto el documental. A ver si lo pillo en Internet. ¿Te acuerdas por qué en el caso de las mujeres son siete consonantes?

    ResponderEliminar
  2. Hola, no sé si te has fijado que he dejado un enlace al documental en la propia entrada. Pincha en "aquí", la última letra de la entrada, y podrás verlo.
    Respecto a por qué las mujeres pirahã utilizan una consonante menos, me parece que en el documental no se explica; pero te dejo unas palabras del propio Everett hablando sobre ese tema:
    "Mientras los hombres tienen los fonemas “s” y “h”, las mujeres sólo tienen el fonema “h” (aunque algunas mujeres usan la “s” en ciertos contextos).
    No sólo los hombres Pirahã tienen más fonemas que las mujeres, sino que han utilizado culturalmente más “espacio” con en el que formar sonidos. La pronunciación de los hombres usan un espacio articulatorio más extenso, con una faringe libre de restricciones (en el área superior de la garganta, por encima de la laringe o “caja de voz”), y la lengua hace contacto con el techo de la boca más cerca de los dientes. Las mujeres contraen sus paredes faríngeas lo que da lugar a una “faringe parada”, resultando de ello un sonido más gutural, y sus lenguas bloquean el flujo de aire para la “t” y la “n”, sólo con la lengua articulan las consonantes, más atrás de la sus dientes. El resultado es que las mujeres Pirahã utilizan menos fonemas y dentro de un espacio articulatorio más pequeño que los hombres.

    No hay ninguna razón lingüística para el contraste entre el discurso de los hombres y el de las mujeres Pirahã: se comprende de los valores y la cultura Pirahã, al igual que el habla de los hombres ingleses difiere en muchos aspectos del de las mujeres. Por ejemplo, las mujeres suelen usar colores distintos y más frases descriptivas que los hombres. La frase: “Me encanta esa lavanda que usas” es casi seguro que lo ha pronunciado una mujer. Los hombres utilizan formas no convencionales, por lo que un hombre puede decir: “I went walkin’ ”, mientras que una mujer dirá: “I went walking“. De forma similar, la cultura Pirahã distingue entre la pronunciación de hombres y mujeres, como acto “voluntario”.

    ResponderEliminar
  3. Hola, me ha parecido un post muy interesante Alberto. Creo que nuestra cultura podría aprender algunas cosas de esta tribu.
    Tengo que sacar un ratito para ver el documental. Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus comentarios, Eva. Yo también creo que de esta tribu o de otras similares se pueden aprender cosas muy interesantes. De hecho, creo que ya lo he hecho. A ver si algún día hablo sobre mi breve pero fructífera experiencia con los indios shuar (reductores de cabezas) de Ecuador. Hace tiempo que quiero hacer un proyecto con ellos o con los quichua, pero antes tengo que convencer al director de un centro donde curso estudios para que lo apoye, y ya anda liado con proyectos similares con los indios kallayawa de Bolivia, con una ONG que lucha contra la malaria en Gambia, etc, etc. A ver si algún día sale y lo cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Has estado con los indios shuar? Pues tienes que contar la experiencia. Yo he oído hablar de los "reductores de cabezas" pero no sé mucho.
      Espero se te haga realidad ese proyecto.

      Eliminar
  5. Gracias, Alberto, ya he visto el enlace. Me ha despistado que no estuviera de otro color.
    Tienes una vida interesante y productiva.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tenía que haberlo puesto en negrita o en otro color.

      Bueno... mi vida sólo es interesante en muy contadas ocasiones. Lo que pasa es que son de esas pequeñas y normalmente efímeras alegrías de lo que más me gusta hablar... Y productiva... no sé qué decirte; nunca he tenido esa impresión.


      Un abrazo.

      Eliminar
  6. " Quizás por esa razón ellos se autodenominan como "cabezas rectas" y al resto los califican como "cabezas torcidas".

    De todo lo más significativo para mí es esto, aqui empiezo a drle la mano,en esta lucha cotidiana, donde lo que no es normal para algunos pasa a ser anormal, y le pregunta constante, quien posee la verdad?
    Si al final, quié es el que esta correcto el normal que ve anormal a los otros, o los anormales que no son simplemente igual a los nomrales.

    Qué es normal? y anormal, entre el segundo gropo debo estar, aunque luzco normal para los demás....

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Jay! muy interesante tu blog. Gracias por la visita al mío., Es un placer recibir nuevos lectores, tienes algunos artículos de lo más variopintos y atrayentes. Yo he publicado ya dos novelas en formato electrónico en Amazon. Espero que no nos estén engañando, es una buena oportunidad para publicar. Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Por lo general, cuando la gente habla de normalidad y anormalidad están hablando de pura estadística, y ésta por sí sola carece de valor porque no tiene criterio. Un buen ejemplo es el cuento del rey loco...
    Yo no podría decirte con certeza qué es normal o anormal; si los pirahâs, si nosotros, si ambas culturas o ninguna de ellas. ¿Acaso importa? Supongo que tú y yo y unos cuantos que yo me sé estamos en el mismo grupo de extranormales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. que gentileza...supones?

    vaya maravilla la de ser loca y anormal, que me hace tan distinta del mundo normal...donde todo fluye "normal", bendito sea que soy capaz de sufrir, de llorar, y de amar... infinitamente...hasta seres anormales del ciberespacio...como tu....

    ResponderEliminar
  10. Amigos, encontré esto escrito por mí en mi blog hace tiempo, hoy, igual que ayer, creo que debí nacer tal evz, árbol...


    ..tengo el cuerpo de mono
    los ojos de mono
    la risa de mono
    respiro aire de y para monos
    como comidas de monos
    brinco como un mono
    rio como un mono
    salto como un mono
    chillo como un mono
    me averguenzo de haber sido hombre/o mujer
    de haber sido malo o mala
    de querer la humanidad
    los que nacieron como yo
    con alma y cerebro
    al final prefiero ser
    mono
    y reirle al Universo!...
    Publicado por Jayja para tí... en 8:57 6 comentarios:
    martes, 24 de agosto de 2010

    ResponderEliminar
  11. ¡Pues riámosle al Universo desde el Ciberespacio, cómo seguro´que cada día le ríen los pirahãs junto a sus monos!

    Yo no me arrepiento de haber nacido hombre, sino de no poder recordar cuando no lo era.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Ayer vi el documental y me encantó. Buscando por internet he encontrado esta entrevista a dos miembros de la etnia Piraha. En ella explican su vivencia entorno a los misioneros y a la filmación del documental. Creo que vale la pena verlo para contrastar la idea que vende Everett en el documental.

    https://www.youtube.com/watch?v=J3jWI4cPRMg

    1abrçada,

    Anna

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, Anna. Me alegro que te gustara tanto. Y gracias también por el enlace, en cuanto tenga un minuto lo veo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar