lunes, 2 de junio de 2014

El punto crucial

Front Cover  Hoy voy a recomendar un libro, pero esta vez ni será un libro indie ni de literatura. Se trata de "El punto Crucial" (The turning point), del heterodoxo y multidisciplinar físico cuántico Fritjof Capra.
  Descubrí a este gran científico hará ya unos 15 o 16 años en uno de esos rastrillos de libros de segunda mano. En aquella época estaba muy interesado en la física cuántica, en las hipótesis de James Lovelock acerca de nuestro planeta como gran superorganismo y por el misticismo oriental en general y por el taoísmo en particular, y ya había empezado a vislumbrar alguna que otra conexión entre esas disciplinas tan aparentemente dispares. Por eso, cuando me encontré con un libro de tapas blancas, bastante bien cuidado, donde resaltaba el título "El tao de la física", me abalancé hacia él como un poseso. Más tarde, supe que precisamente James Lovelock adoraba ese libro.
   Su lectura me cautivó, y donde yo había empezado a vislumbrar ciertas conexiones, Capra las ampliaba hasta límites insospechados y las explicaba con una claridad meridiana, y además citaba y respetaba a un autor que yo estaba, más que leyendo, devorando en aquel momento: Carlos Castaneda. (¡Cómo me hubiese gustado ver "Las enseñanzas de don Juan" de Tarkovski! Pero desgraciadamente el cáncer y la muerte le frustraron tan ansiado proyecto).
  Poco a poco me fui haciendo con más libros de su autor: "La trama de la vida", "Sabiduría insólita", "La ciencia de Leonardo", "Conexiones ocultas", hasta que por fin conseguí "El punto crucial", que llevaba tiempo descatalogado y que el propio Capra lo consideraba su libro más importante. Se trata de una obra escrita hace ya más de 30 años, pero aun así, su actualidad sigue siendo máxima, incluso ahora más, si cabe. El texto que aparece en la contraportada del ejemplar que yo tengo explica muy bien las intenciones del libro:
  "La dinámica en la que reposan los problemas más importantes de nuestro tiempo -cáncer, crimen, contaminación, energía nuclear, inflacción, agotamiento de recursos- es la misma. Hemos llegado a un momento de cambio dramático y potencialmente peligroso, un punto crucial para el planeta en su totalidad. Necesitamos una nueva visión de la realidad que permita a las fuerzas transformadoras de nuestro mundo fluir unidas, como un movimiento positivo para el cambio social".

   Ese cambio del que habla Capra se antoja más necesario ahora que nunca, y para lograrlo nos insta a abandonar en cierta medida el excesivo uso del pensamiento cartesiano-patriarcal, en todas las disciplinas, desde la física hasta la economía, pasando por la medicina, psicología..., para dar paso a modelos de pensamiento más holísticos y matriarcales, y así alejarnos de la obsesión por la competencia darwiniana y acercarnos a los nuevos modelos simbióticos de la genial Lynn Margulis (para quien no conozca a esta grandísima bióloga, decir que fue esposa del también brillante -pero menos- Carl Sagan).
  Sin negarle los méritos al pensamiento cartesiano-patriarcal, Capra nos dice que como sociedad hemos caído en el típico y ya clásico error occidental: "pensar que si una cosa es buena, más de lo mismo es mejor". Esto, los antiguos chinos, sabían muy bien que no era así, de hecho en su Wu Xing (de largo la mejor y más completa explicación del mundo que conozco), los cinco reinos mutantes tienen que estar armonizados para que todo fluya con normalidad, ésa es la llamada Pentacoordinación de sus cinco elementos; a saber: Tierra, Metal, Agua, Madera y Fuego. Y nuestra sociedad,  invadida por un clarísimo exceso de yang que ha debilitado sobremanera a los movimientos más puramente yin, como son el Agua y la Tierra, dista mucho de estar armonizada.

12 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con que "el actual (y suicida) estado de cosas" se mantendrá sea como sea, y tal vez aun cuando los desastres naturales nos asolen y la pobreza nos invada por doquier. De hecho, esto último parece ser el plan de carroñeros de la calaña de David Rockefeller para deshacerse de lo que el llama "los estómagos inservibles". Pero nuestras útopicas aspiraciones deben tender hacia el otro modelo, que quizás no encuentre su ansiado lugar hasta que no se den las conjunciones adecuadas en el macrocosmos o las próximas tormentas solares predecidas por los mayas consigan establecer las mutuaciones pertinentes en nuestro genoma. ¿Quién sabe?, ¿quién lo supiera?..

    El sistema cartesiano además de no tener en cuenta los elementos que tú citas, tampoco cuenta con la sincronicidad, con los fenómenos acausales y hace una absurda y tangencial división entre mente y cuerpo, locura que ha hecho derivar a la medicina alopática hacia los peligrosos caminos trazados por la industria farmacéutica y a la falta de entendimiento entre la medicina fisiólogica y la psiquiatría. ¡Cómo si pudiese existir un enfermo puramente mental u otro puramente físico!
    Por otra parte, todo esto que hemos venido llamando pensamiento "occidental" no es del todo así. Lo más correcto sería llamarlo pensamiento postaristotélico, pues antes que Aristóteles y sobre todo antes de Sócrates el pensamiento occidental y el oriental iban en muchas materias casi de la mano.
    Evidentemente, no existe ni probablemente existirá jamás una explicación del Todo satisfactoria. La teoría de supercuerdas o de membrana que citas es muy pero que muy atractiva, pero como mucho -que ya sería bastante- llegará a ser una superación de la teoría de la Relatividad y la cuántica, si consigue englobarlas en un todo coherente, pero para eso serán necesarios otros Einstein, otros Bohr, otros Schrödinger, que no acaban de surgir. El Wu Xing que yo cito es perfectamente coherente con la teoría de menbrana y podría incluso englobarla en su visión, pues a pesar de poseer una apariencia todavía más bella y poética que aquélla, no deja de ser una fórmula rigurosísima y empírica, fruto de una observación puntillosa de la naturaleza durante siglos. De hecho, la explicación que nos brinda el Wu Xing es una concepción del mundo vibratoria, donde los cinco arquetipos básicos funcionarían como una especie de antena de captación de vibraciones afines, donde, por ejemplo, la madera abarcaría todo aquello con un "comportamiento" o longitud de onda similar, como podría ser el viento, el planeta Jupiter, el color verde, la nota do, los sabores ácido y amargo, la emoción de la ira, el olor a rancio, el hígado y la vesícula biliar... y así podríamos extendernos hasta el infinito. Algo que para los que hemos decidido a profundizar en la Medicina Tradicional China resulta de vital importancia. Te voy a dejar un enlace acerca de esto que quizás encuentres interesante: http://www.crisiseconomica2010.com/Inicio/tabid/36/articleType/ArticleView/articleId/243/Crisis-economica-y-Medicina-China.aspx

    Por otra parte, las teorías del multiverso a mí también me han cautivado, sobre todo desde que profundicé en ellas a través del libro de Brian Greene "El universo elegante". De hecho, estas teorías además de ser citadas en mi libro tienen en él una importancia casi, casi capital, como ya seguro te habrás percatado.

    Como siempre, un placer conversar contigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. No puedo estar más de acuerdo con tus reflexiones, Ianus. Y a menudo también me hago esas preguntas.

    Me alegro de que te gustara ese artículo. Espero que hayas tenido tiempo para leer todos los comentarios y no sólo la entrada, pues en algunos de ellos se hacen apuntes y ampliaciones muy interesantes, más incluso que la propia entrada.

    Un buen ejemplo que esclarece la naturaleza mutable y vibriatoria del Wu Xing (de ahí que no debamos llamarle elementos, sino movimientos) es la forma más usual de diagnóstico de un médico tradicional chino: la toma del pulso, en la que distinguen hasta 30 tipos de pulsaciones diferentes, y dependiendo de cuál sea la naturaleza de su vibración, localizan el movimiento o los movimientos que se encuentran en estado desarmónico, para pasar a tratar la víscera o el órgano con el que se le relaciona. Ahí te queda otra cosa para tu subconsciente :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué interesante parece esa colección de comentarios! Y no Gabriel Gutiérrez no tiene nada que ver conmigo :)

    ¡Uy, si te tomara yo ese pulso! Creo que me saldrían cascadas de agua, que alimentan a bosques de madera, que a su vez nutren a un fuego perpetuo, que debilita al metal. :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Siento unirme tan tarde a tan interesante conversación, yo soy incapaz de expresarme como vosotros pero el tema es apasionante, así que desde mi humildad (y mi habitual rebeldía) os voy a decir lo que pienso, así en términos generales:

    - La filosofía tal y como nos la enseñaban en el colegio me aburría sobremanera, porque comprobé que por mucho que pensaran los filósofos, nunca llegaban a una conclusión clara.

    - El principal problema de la sociedad occidental es justamente ese: que pensamos demasiado. Y también miramos demasiado hacia fuera. Una fórmula matemática no nos va a demostrar nunca nada, no nos va a decir de qué está hecho el universo o qué somos los seres humanos. Inventarnos dioses (sean el sol, el mar, un reptil, una virgen o un extraterrestre) que respondan a nuestras preguntas tampoco es la solución.

    - El principal problema del mundo en general son las religiones (en eso estoy de acuerdo con vosotros), que surgen a consecuencia de que algunos individuos piensan demasiado mientras que otros no piensan nada y se dejan llevar. El mundo no va a cambiar por sí solo, ni cuando lo dicte una conjunción astrológica, ni a consecuencia de una mutación genética. El mundo cambiará cuando nosotros cambiemos y tengamos la voluntad real de cambiar el mundo. Y para que eso ocurra es necesario que abramos los ojos y dejemos TODOS de creer en los que nos cuentan las religiones y los políticos, fundamentalmente.

    - No hay que pensar, hay que sentir. Las respuestas están al alcance de nuestra mano, están tan cerca que parecemos ciegos. Pero no hay peor ciego que el que no quiere ver...

    - Es verdad que de la medicina y las religiones orientales surge una sabiduría que por desgracia nunca tuvimos en Occidente, pero no os engañéis: también en Oriente queda muy poco de las enseñanzas originales y muchos "maestros" se han occidentalizado hasta extremos preocupantes (me han iniciado recientemente en reiki y me han contado algunas cosas interesantes). Como dije antes, no necesitamos maestros, nosotros somos nuestros únicos maestros. Solo tenemos que mirar hacia nuestro interior para encontrar la Verdad (y al contrario de lo que piensan o dicen algunos para quedar bien, no hay infinitas verdades, hay Una Verdad). Eso es lo que muchos verdaderos Maestros se empeñaron en pregonar solo para que los hombres que vinieron luego olvidaran el mensaje y lo tergiversaran a su conveniencia.

    - ¿Es preocupante la actitud cientifista y escéptica de nuestra sociedad? Ciertamente, y más en mi país (España), pero creo que hay que tener esperanza. Todo ocurre a su debido tiempo, y queremos que todo pase "ya" sin darnos nunca cuenta de que no hay ninguna prisa. Y si la Humanidad se va al carajo, ya surgirá otra para reponer lo perdido, que no será mucho... esto ya ha sucedido antes y seguirá sucediendo... y además es probable que nosotros lo veamos.

    Recordad que nunca escribo al 100% de seriedad, pero os dejo a vosotros elucubrar sobre qué parte es la menos seria.

    ¡Un saludo a todos!

    ResponderEliminar
  8. Hola Eowyn,

    Afortunadamente nunca es tarde para unirse a una conversación interesante!

    No me extraña que te aburrieran hasta límites insospechados la clases de filosofía en la escuela! A mí, en realidad, me aburrían absolutamente todas; por eso suspendía siempre. De hecho, en segundo de secundaria conseguí la hazaña de ser el único alumno de mil en suspender todas las asignaturas en junio, incluída educación física :) Luego, pensándolo mejor, las recuperé en septiembre, pues no quería repetir curso y así aumentar un año más la agonía :)
    Pero vayamos al tema de la entrada... Yo no creo que las religiones sean un problema en sí. El problema son los manipuladores, los San Pablo, los Yago, los Bruto, las Ladies Mcbeth, sean o no religiosos. Se han valido históricamente de la religión porque la fe siempre ha movido montañas; pero se puede sustituir fácilmente por cualquier cosa que levante pasiones, de hecho se está haciendo, sobre todo en occidente. El problema de las religiones es cuando se institucionalizan, es decir, se politizan o se creen depositarias de la Verdad Absoluta.
    "No hay que pensar, hay que sentir", dices. Yo creo que hay que pensar cuando sentimos y sobre todo sentir lo que y cuando pensamos. Me niego a creer que los pensamientos y los sentimientos sean como el aceite y el agua. Tú, por ejemplo, piensas y sientes muy bien.

    Estoy de acuerdo en lo que dices de Oriente. El extremo oriente está demasiado occidentalizado y los otros andan a vueltas con el Islam y demencias similares. No sé qué será más desolador... bueno sí que lo sé... Pero en mis viajes por Vietnam, y sobre todo por Camboya y Nepal todavía pude entrever ese viejo oriente que todavía transmite paz y que no confunde el ajetreo con el estrés.

    PD Hace un par de años una profesora de ayurveda al tocar accidentalmente una de mis manos, me instó a iniciarme en Reiki. Algún día lo haré, ya que uno de mis mejores y viejos amigos es un heilpraktiker rumano-alemán que vive retirado y aislado junto a su mujer en la Galicia profunda (a escasos kilómetros de Castro Baroña -nota para Ianus-), donde lo conocen como "O Bruxo", y es todo un maestro en la materia. Cuando lo hace, normalmente entra en unos trances maravillosos, en los que a veces habla extrañas lenguas. Una vez estando en su consulta un peruano, le dijo que la mayor parte de las palabras que utilizaba pertenecían a la lengua quechua. Él habla seis o siete idiomas, pero de quechua no tiene ni idea...

    En resumidas cuentas, tengamos paciencia, sí; pues yo también creo que la humanidad se ha ido y se seguirá yendo al carajo repetidas veces. ¿Pero estamos más cerca que nunca de que esta vez sea la definitiva?

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Siempre es un placer leerte, Alberto, aunque me das un poco de envidia con todos esos viajes que cuentas, mi porción de alma viajera que en esta vida se ve obligada a permanecer en tierra no sé si te lo va a poder perdonar...

    Así que tú también te aburrías en las clases de filosofía... no me sorprende, tu mente parece demasiado inquieta para soportar esos rollos soporíferos. Yo siempre sacaba buenas notas, y en clase tenían que sacarme las palabras con sacacorchos (bueno, básicamente como ahora), pero tenía una gran capacidad de evasión por la que podía pasarme toda la clase perdida en mis fantasías sin que se notara demasiado.

    Pues sí, estoy de acuerdo en que el problema son los manipuladores, pero por desgracia creo que son inherentes a la evolución de las religiones. Preguntarse quiénes somos y de dónde venimos es una cuestión humana y universal, y de ahí surgen las verdaderas religiones, pero lo normal es que al mismo tiempo también aparezcan los dogmas, los ritos, y el deseo de poder y control que tiene una gran parte de los seres humanos. Es la antigua lucha entre religión y espiritualidad, y los extremos nunca son buenos. Algunos aún piensan que si no vas a misa o te declaras ateo (o sea, que no crees en Dios), ya eres un pobre materialista sin valores, cuando posiblemente es todo lo contrario.

    Gracias por lo de que pienso y siento muy bien... creo que en los últimos años he encontrado el equilibrio, encontrándome a mí misma a través de un gran trabajo de introspección (meditando) que recomiendo a todo el mundo. Tienes razón en que los pensamientos y los sentimientos no pueden separarse, pero creo que la mente es más poderosa que el corazón, con ella podemos calmar las aguas que se desbordan furiosas, con ella templamos la espada de nuestras emociones. Al mismo tiempo, las emociones son lo que nos hace humanos, he llegado a creer que ellas son la única razón por la que estamos aquí. Y durante el transcurso de mi vida siempre pensé que si no sentía nada, era porque no estaba viviendo con intensidad.

    Me encantaría conocer al Bruxo, parece un tipo interesante... Y si te han dicho que te inicies en reiki, no lo dudes, y luego compartimos experiencias.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Para mí es igualmente un placer leerte, Eowyn. Ianus tiene toda la razón respecto a tu "voz natural".
    Algún día espero iniciarme en Reiki sí, pero antes quiero introducirme un poco (o un mucho) más en la Medicina Tradicional China y acabar de tomarle bien la medida al Wu Xing para utilizarlo como herramienta que ordene un poco mi caótico bagaje cultural, expecialmente en las prácticas paramédicas.

    Yo, como soy más cenizo que Ianus, pienso que en este Nuevo Siglo de las Luces Digital, en realidad lo que alumbra no son otra cosa que fuegos fatuos. Según la teoría matemática del Caos, hay un momento en el que todo parece mejorar antes del total desmoronamiento. En Galicia se le conoce popularmente como " a melloría da morte".
    Y hablando de Galicia, no os va a quedar otro remedio que venir hasta aquí si queréis conocer a "O Bruxo", pues él no sale de la aldea ni a tiros :) Así Ianus podrá deleitarse nuevamente con el encanto de Castro Baroña y tú, si no lo conoces, descubrirlo. El personaje merece la pena; tiene ya 64 años y está como un chaval; debe de ser por esa estupenda marihuana que cultiva :) Un masaje suyo con aceite de maría es toda una experiencia. Realiza unos masajes con un clara estructura musical clásica in crescendo, comenzando por un movimiento pianissimo, para pasar a un andante, luego un allegro- scherzo, para acabar en un allegro con brio. Hay momentos en los que ya deja de tocarte, pero tú sigues sintiendo sus dedos como al principio. Es algo muy onírico que siempre me recuerda a esa gran escena de "El pianista" de Polanski, cuando el protagonista continúa tocando el piano a pesar de que sus dedos sólo flotan sobre las teclas sin llegar ni siquiera a acariciarlas.

    Un abrazo para ambos!

    ResponderEliminar
  12. Tu post me hizo sonreír, Ianus. Ya es la segunda vez que me dicen que se percibe mucha libertad en lo que escribo, y eso es todo un halago para mí, ya que me considero una gran luchadora por la libertad (tal vez porque sé lo que es sentirse prisionero, en parte de ahí viene mi nombre de Eowyn). La libertad y la independencia tienen un precio, sin embargo, y hay que pensarse muy bien si estás dispuesto a pagarlo... Pero la vida es un camino lleno de bifurcaciones en el que siempre te ves obligado a elegir, y hace unos años que yo ya sé por qué elijo un camino y no otro.

    En cuanto si vamos hacia una "nueva era" o hacia el desmoronamiento total, creo que da igual. De lo único que podemos estar seguros es de que el universo es cíclico. Y si la sociedad actual va hacia su destrucción (que estoy segura que nos autodestruiremos tarde o temprano), ya surgirá otra después, mejor o peor, no sería raro que se diera un retroceso en nuestra supuestamente "avanzada" civilización. Lo importante es que siempre habrá un sitio donde seguir viviendo, donde seguir siendo humanos, con nuestras virtudes y nuestros defectos.

    Por cierto, aún no he visto "El pianista", pero es una película que me está llamando desde hace un tiempo...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar