viernes, 27 de junio de 2014

La visión del mundo según el lector o la teoría de colores (Parte 1: INTRODUCCIÓN)

La visión que tiene el lector sobre el mundo que lo rodea, es tan subjetiva como mi pretensión de darle una explicación clara a dicha visión. Sin embargo, como ejercicio resulta una buena herramienta que nos ayudará a meditar y empatizar con el lector al cual vamos dirigidos, nos ayudará a swichar y hacer cambios en su modo de pensar, y por extensión nos ayudará a dejar un mensaje más allá del entretenimiento; puesto que finalmente la ficción es mero entretenimiento aun distando de si la obra es buena o no.
 
 
Con esta serie de artículos pretendo presentar mi opinión personal, estando siempre abierto a debate. Soy consciente que más de una cosa de la que diga puede no estar en lo correcto.
 
Sin más preámbulo comienzo con una breve introducción al tema.
 
Una de las inclinaciones típicas del escritor es presentar una visión del mundo según su propia apreciación de las cosas. Otra inclinación también muy común es presentar una visión cerrada de lo que es el mundo, según lo que el escritor piensa que su lector piensa.
 
Este último caso se ve muy claro en los libros dirigidos al público infantil y juvenil; en los que un escritor, que muchas veces le dobla o triplica la edad a su público, subestima la inteligencia del lector. Resultando bastante negativo, ya que el publico termina rehuyendo a tales obras. Más en esta época en la que la visión del mundo está condicionada por los medios de comunicación dominantes, televisión e internet, quienes siguen amasando las mentes de las nuevas generaciones.
 
Aquí aplico lo que yo llamo la teoría de los colores. Una teoría en la categorizamos a los lectores según los colores que pueden ver sus ojos figurativos. En entradas posteriores explicaré más ampliamente cada una de las visiones, según un catalizador, y lo que se puede llegar a hacer con ellas.
 
El niño ve las cosas “En Blanco y Negro”.
Para un niño las cosas son “Buenas” o “Malas”.
 
El Adolescente ve las cosas “A escala de Grises”
Para el adolescente hay cosas que “No son tan Buenas” y cosas que “No son tan Malas”, incluso cosas que “No son ni Buenas ni Malas”
 
El adulto ve las cosas “A todo Color”.
Para el adulto todo ocurre en virtud de la situación, de modo que no existe propiamente dicho el concepto de “Bueno” y “Malo” en un sentido estricto de la palabra, sino existen solo “Circunstancias”.
 
 
¿Por qué compararlo con lo Bueno y lo Malo? Porque finalmente es lo que nos moviliza a actuar, si algo es aceptado en la sociedad y si ese algo es beneficioso para uno mismo. En este sentido todos somos egoístas.
 
Hasta el siguiente artículo…
 
 
__
E.S.

3 comentarios:

  1. Hola Ele Serfstone, me parece un tema muy interesante el que has sacado. Por el momento estoy de acuerdo contigo. Hice un pequeño experimento con mis hijos para entender su visión del mundo.

    Espero tu próximo articulo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Esperamos impacientes el siguiente artículo, Ele Serfstone.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Eva, estaría genial si nos compartes cuales fueron tus conclusiones con respecto al experimento que comentas, en la segunda parte del tema hablo de algunos ejemplos con relación al sentido de Justicia. Sería un buen tema a debatir.

    Un abrazo, saludos a todos.

    ResponderEliminar