lunes, 25 de agosto de 2014

Comentando "Auto de fe" de Karmelo Gañán

  Hoy toca hablar de un muy buen relato que tuve el placer de leer en algún momento del año pasado, y cuya reseña en este blog era uno de mis innumerables asuntos pendientes.
AUTO DE FE   Como venía diciendo, "Auto de fe" es un magnífico relato, muy bien escrito, poseedor de un ritmo trepidante y de un inteligentísimo humor. El duelo dialéctico entre el irreverente protagonista y el secretario inquisidor es genial, la ambientación es más que solvente y el vocabulario, aunque con alguna concesión, bastante apropiado para las circunstancias descritas.
  Karmelo pertenece al cada vez más escaso grupo de escritores con fines mayoritariamente lúdicos que todavía confían y no menosprecian la inteligencia de sus lectores, y esa fe es de agradecer, o al menos yo se la agradezco.

  Todos los interesados podrán adquirir esta obra aquí

2 comentarios:

  1. Un comentario sin estridencias, agradable, desapasionado, que se desliza suavemente en nuestro interior como la hoja caída en un río de corriente tranquila. Lo bueno si breve dos veces bueno.

    Un abrazo, Alberto.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, estimado Gerard, y, por cierto, bonita metáfora. La verdad es que ese personaje mío, llamado Alberto Senda, suele caer en los excesos y en las estridencias a partes iguales. En esta ocasión he conseguido domarlo :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar