sábado, 20 de diciembre de 2014

Escribir un relato, según Edith Wharton



     


      «Nietzsche dijo que hacía falta talento para “inventar un final”, es decir, para dar el toque de lo inevitable a la conclusión de cualquier obra de arte.» (Edith Wharton).

      Según Edith Wharton, esto era válido para la novela, que ella compara con un edificio construido de forma lenta y reflexiva, en el cual «(...) cada piedra tiene su peso específico », y donde los cimientos deben planearse de acuerdo a las intenciones superiores del autor respecto a la obra proyectada, «(...) con vistas a las proporciones de la torre más alta».

      «En un relato, sin embargo, podría decirse que la primera preocupación del escritor es saber cómo escribir el comienzo.» 

      Edith Wharton opinaba que un mal final arruinaba en parte tanto un buen relato como una buena novela
      «El hecho de no acabar una historia de acuerdo con su sentido más profundo la priva de significado».

      «La norma de que una novela debe contener en la primera página el germen del todo es aún más cierta en un relato porque, en este caso, la trayectoria es tan corta que prácticamente coincide el trueno con el relámpago.»

      La escritora apoya esta reflexión trayendo una anécdota leída en la autobiografía de Benvenutto Cellini (Florencia, 1500-1571. Escritor, escultor y orfebre). Narra Cellini que de niño vio agitarse en el fuego del hogar una salamandra. El padre, que también vio el reptil, corrió a taparle los oídos para que recordara siempre tan inaudita visión.

      Edith Wharton considera la anécdota de Cellini como una sentencia a tener presente por los escritores de relatos: «Si su primera pincelada es vívida y elocuente, ganará al momento la atención del lector». Y pone otro ejemplo, el de un alumno de Eton que empezó su relato de esta forma: «Demonios, dijo la duquesa al encender su cigarro». Este comienzo, escrito «(…) en un tiempo en el que las duquesas no fumaban ni maldecían, hubiera llevado su obra a la posteridad de haber estado al mismo nivel cuanto venía detrás».

      «No tiene sentido taparle los oídos a nuestro lector a menos que tengamos una salamandra que mostrarle. Si no hay algo vivo que anime el alma de nuestro chispazo, algo que emocione, entonces no valdrán gritos ni sacudidas para fijar la peripecia en la memoria del lector. La salamandra lleva el peso fundamental y hace que la historia merezca ser contada.»

      Opina Edith Wharton que para tratar de conseguir el interés del lector «(…) con un inicio arrollador» debe haber algo más que un truco de oficio. El escritor tiene antes que haber dominado el tema y guardarlo sintetizado en su interior, como cuando un dibujante señala con unos pocos trazos lo que ha de ser la base de su obra. «(…) obtenida la pista, el escritor sólo tiene que avanzar: pero este tirón tiene que ser firme, no debe nunca olvidar lo que quiere decir, o por qué le parece que vale la pena decirlo»El relato, antes de ser contado, debe ser sometido a una intensa reflexión.

      «Ese precioso instinto que hace posible la selección se destila con una paciencia infinita que, si no es el genio en sí mismo, es uno de los principales logros del genio a la hora de promocionarse. En este punto, la repetición y la insistencia se perdonan; cuanto más breve sea el relato, más exento de detalles estará y más se potenciará la acción; y conseguir el efecto buscado dependerá no solo de elegir qué se conserva una vez eliminado lo superfluo, sino del orden en el que se va dosificando lo esencial.»


      Edith Wharton (Nueva York, 24 de enero de 1862 - Saint-Brice-sous-Forêt, Francia, 11 de agosto de 1937). Discípula de Henry James. Está considerada como una de las más importantes narradoras norteamericanas. Fue la primera mujer que obtuvo el Premio Pulitzer, por su obra La edad de la inocencia (1920).



14 comentarios:

  1. ah! QUE FELIz VER QUE VINISTE!!!!!!!!!!!!!!!!!MUA MUCHOS BESOS

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Casi siempre estoy de acuerdo con Edith Warton, y ya no digamos con Nietzsche. Lo que dice sobre la inevitabilidad del final, no sólo es válido para la novela, sino para el cine, el teatro, la música... para cualquier obra artística. En todo caso, son consejos muy útiles para un aspirante a escritor. Entrada francamente interesante.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola a tod@s.

    A mi me parece que el blog puede haberse visto afectado por la desaparición del foro en Amazon que inició Alberto, en cuanto a visitas, me refiero. Si es que las visitas han disminuido, que no lo sé. En lo tocante a los escritores, sí que puede ser que ande todo el mundo muy atareado con sus novelas.

    Yo también voy a escribir algún relato para colgar en este blog y en el mío propio, como Jordi. Además quiero complementar este artículo, "Escribir un relato, según Edith Wharton", con otro del mismo corte; ambos los escribí hace tiempo y los publiqué en su momento en mi blog.

    Un abrazo a todos y Felices Fiestas.

    P.D.: A veces he pensado en publicar aquí alguno de los relatos que tengo publicado en mi blog, pero como son un poco largos igual resultan pesados para mucha gente y no me atrevo. ¿A vosotros qué os parece? ¿Tendrían cabida aquí relatos de cinco o seis páginas? Alberto y Janett ya los han leído.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Por supuesto que tendrían cabida en este blog, y también en el foro. Puedes hacerlo de la manera que gustes. La que te sugiere Jordi es una opción, publicarlo tal cual, otra, poner el principio a modo de entrada y redirigir el resto a una página (como haces en tu blog), otra. Aquí, por ejemplo, podrías redirigirlo a tu página de autor, que la tienes en blanco. Podrías poner allí los enlaces a tus obras y tus relatos completos o cualquier cosa que te interesara mencionar. Haz como gustes; tienes total libertad.

      Un abrazo!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Las dos sugerencias me gustan :). Haré las dos cosas, pero si el intervalo de esa semana coincide con una entrada recién publicada por otro colega lo dejaré correr a la semana siguiente, para no pisarla.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Jordi, lo de callar no era para vos hombre! Dije voy a callar porque a Alberto no le pareció correcto que dijeramos que no hay actividad en el blog, yo creo o mejor dicho estoy segura, que nada tiene que ver con la desaparación del hilo de amazon, creo que es culpa de nosotros, absolutamente de nosotros, unos por problemas reales, otros por no tener deseos de venir, en fin, la esencia de un blog es latir, existir, vibrar, y eso sólo se logra con las cuerdas de nuestra alma plasmadas en letras, es responsabilidad de todos, porque ya dijimos hace mucho, que es de todos, y nuestro principal eje Alberto, pero para ser franca, todos, incluyendome a mi, lo hemos abandonado y no es justo! Así, que si lo amamos, como se debe amar un BLOG, no hay otra cosa más que hacer, que darle amor!!!!!!!! y atención.

    Ya hable!

    ResponderEliminar
  12. Hola chic@s,

    Por favor, para tratar los asuntos internos del foro y del blog utilicemos mejor el correo privado. Evidentemente hay cosas que solucionar, pero mejor de la otra forma.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar