sábado, 28 de noviembre de 2015

Detestando mi libro

 Hace tres años publiqué mi primera  novela en Amazon, "La Casa del Aire", y poco después la segunda, "Diego Perdiste". Por aquel entonces ¿me pueden creer si les digo que estaba convencido de que mis libros serían vendidos con bastante facilidad? Nada más lejos de la realidad. Costó bastante que fueran descargados, ya fuera de manera gratuita o de pago. Hice lo que todos: comenté en varios blogs, creé una página web, perfil, etc... Lo cierto es que por aquel entonces ya había terminado (en colaboración con Enrique Salcedo) mi tercer libro, "Lemuria. El Príncipe Muerto". El desgaste psicológico había sido tan grande que, sinceramente, ni me planteé publicarlo.      
 Hace una semana, mi pareja me preguntó por mi última última novela, Lemuria. Me preguntó de qué iba. Yo le comenté por encima de qué trataba y a medida que contaba el argumento me dí cuenta de que no lo recordaba. Ella me dijo: “¿no te da vergüenza no saber el argumento de tu propia novela?”. Yo simplemente contesté: "detesto ese libro". Pero algo se picó en mi interior.
 Volví a casa y, al encender el ordenador, me percaté de que ni si quiera tenía el archivo (había comprado un ordenador nuevo y no pensé en guardarlo). Llamé a Enrique y le dije si me podía mandar el archivo (no quiero escribir demasiado, pero es importante toda esta parrafada. Al ser escrito por dos autores, Enrique, sin yo saberlo, movió la novela y se pudo publicar con bastante facilidad, pero yo nunca lo vi claro). El caso es que a los dos días tenía el archivo en mi computadora, lo descargué y leí sin parar un libro que apenas reconocía como propio. ¿Qué pasó? ¿Qué fue de ese libro que detestaba hasta la saciedad? Entonces comprendí.
 Somos escritores y pasamos más tiempo intentando dar una salida digna a nuestros libros que trabajando en ellos para que sean dignos. 
 Enrique había pasado los dos últimos años trabajando en la novela y consiguió darle esa dignidad. Es más; leí vorazmente un libro que ya apenas recordaba y debo decir como lector:
Gracias, Enrique.

Lemuria El Príncipe Muerto  Escrita por José Enrique Salcedo y Nicolás García Anaros.

Descargar Novela


15 comentarios:

  1. Lo he leído 4 veces y sigo sin entender nada de nada.

    -¿El primer libro publicado hace 3 años y el tercero acabado de escribir hace 2?
    -¿Tiras la toalla con el libro acabado y no lo publicas a pesar que no es tuyo al 100%?¿Qué opinaba el otro autor al respecto?
    -¿Cómo es posible que el otro autor trabaje 2 años en el libro a tus espaldas? (y eso que das a entender que fue escrito en menos de 1 año)

    No recordar de que trata el libro que escribiste hace 3 años no es cuestión de vergüenza, es que no hay quien se lo crea.
    Explícame: ¿Como se detesta lo que no se recuerda?

    No sé que es peor, que mientas o que te expreses mal mientras promocionas tu libro.

    ResponderEliminar
  2. Es sencillo, publiqué hace tres años en amazon La Casa del Aire, que ya había `publicado anteriormente en papel en Diciembre de 2010 (Ediciones Dauro) y a continuación Diego Perdiste, publicado en papel con anterioridad en el 2009 (Ediciones Atlantis). El otro autor (Salcedo) me ha respetado enormemente todo este tiempo, porque sabe que lo primero en la vida son los hijos, el trabajo, etc. Y cómo ya le dije en su día; "ahora mismo no puedo". No sé exactamente la fecha cuando empezamos a escribir Lemuria, la verdad. Pero de todo el post te puedo asegurar que no has entendido nada. Lo único que quería decir es que nos pasamos horas (yo lo hice), en una especie de carrera por intentar hacer visible nuestros libros. Alberto, Jannet, etc. Ellos me conocen y saben que antes me tomaba esto mucho más en serio. Y con el tiempo me di cuenta que lo mejor es dejar los libros en el cajón, olvidaros, y al tiempo, volver a leerlos, y si nos disfrutamos; malo. El recuerdo de Lemuria fue sinceramente detestable. Y sí, como es mi libro me puedo cagar en él, ¿o sólo tiene derecho el lector? Y lo malo, como en el cine, se olvida rápido. Creo que Alberto fue la última persona a quién se lo pase, y sí, soy lo suficiente maduro para saber cuando algo no ha estado a la altura...
    Hacemos una cosa, subiré otro post explicándome mejor.

    ResponderEliminar
  3. Vale, pues estamos de acuerdo de que no entendí lo que intentabas trasmitir, porque tu post iba dirigido a un sector especifico de los lectores de este blog. Disculpa las molestias.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Nicolás. Creía que te había ido mejor con la promoción de los libros "La Casa del Aire" y "Diego Perdiste". Leí comentarios muy positivos sobre ellos, y creo recordar que vi a "Diego Perdiste" en el Top 100 de Amazon.es durante un tiempo, y que te puse un comentario felicitándote por algún lado; pero ya te digo que lo recuerdo vagamente.

    A ver si tienes mejor suerte con"Lemuria. El Príncipe Muerto" y a la vez "resucitan" las otras dos novelas con el tirón. Pero vas a tenerle que meter mucha caña a la publicidad, y no sólo por una temporada. Desgraciadamente, las promociones en la red deben ser constantes y duraderas en el tiempo si se pretende conseguir una continuidad en las ventas y, entre nosotros, como que no te veo en plan de pasarte los meses dándole a los tuites. Si el libro interesase tanto que se "vendiese" solo..., ¡sería fenomena!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Debo de confesar que con "La Casa del Aire" me fue bien, si hablamos de descargas. Pero, seamos sinceros, ¿qué entendemos por éxito? Esa creo que es la primera pregunta que nos debemos hacer. Yo, en mi caso, entiendo por éxito lo que obtengo de un determinado esfuerzo que me ha llevado "x" tiempo. Y te aseguro, que la literatura en esa ecuación ha sido un rotundo fracaso. Me gusta escribir, y sí, al menos siento que cuando publico un libro la gente me lee. Pero hay algo que tengo claro como escritor, y esto lo digo con el corazón. Me da igual dedicar un año o dos a una novela (de hecho ahora me voy a Alemania y estaré cuatro meses fuera, circunstancia que pienso aprovechar para escribir la segunda parte de "Lemuria"). Lo que no soporto es perder el tiempo en la promoción. Si me dejáis dejaré un par de post con pequeñas reflexiones y, por supuesto, leeré artículos de este blog que siento como mío, de hecho creo que forme parte de su creación. Por cierto, me sorprende que Alberto no esté por aquí.
    Y, por último, antes de que digáis; ¿!Y cómo coño si no le gusta el libro va a escribir una segunda parte!? Pues porque hace tiempo, cuando le cogí asco a la novela y pase de ella, en realidad lo que odiaba no era el libro, el libro lo leí hace unos días y está genial, me ha encantado, hasta el punto de que voy a escribir otro, Lo que daba asco era quitar tiempo a mi hijo, y no para escribir un libro, que puede ser, sino para reptar por esta mierda de páginas tipo: "Cómo promocionar tu blog, o como vender tu libro", "o siete pasos para promocionar tu web". Blogs, Webs. que no valen una mierda, escritas por gente que se venden como triunfadores... ¡Y una mierda! No los conocen nadie. Y mejor del foro de Amazon ni hablo, porque a veces da hasta pena. A mí sólo me gusta escribir, y es lo que voy a hacer. Y os invito a todos a que hagáis lo mismo. Escribid un post, un cuento, una novela, una frase. Sin pensar en el qué dirán, o si se venderá, o si lo piratearan. ¡Coño! Yo pasé una fase en la que me molestaban que pirateasen y otra en la que lo colgaba gratis... Sólo digo que ¿quién sabe? quizás hagamos algo bueno: Literatura.

    ResponderEliminar
  6. No sé que será de Alberto; es como el Guadina; el día menos esperado aparece por aquí. En cuanto a la conciencia que cada uno tiene sobre el éxito, el que yo te deseo para "Lemúrida" y para todo lo que escribas y has escrito es el de que tengas muchas ventas, y puedas dedicarte plenamente a la literatura y escribas lo que deseas escribir y te haga feliz.

    Lo de promocionarse en la red (y me refiero a Twitter) es una mierda, la verdad, pero dicen que funciona. Es lo que hay, pero ya te digo que a ti no te veo en esa labor.

    No creo que deban preocuparte los sentimientos encontrados que te producen tus obras; todos los creadores (o muchos) las tienen o han tenido alguna vez respecto a sus obras. Y da igual a qué bella arte hayan dedicado sus esfuerzos. En mi blog aparecen en ocasiones reflexiones de artistas sobre este asunto. A continuación te pongo algunas entresacas del blog sobre el tema, para que veas que tú no eres ninguna "rareza de la naturaleza":

    «Me importa un bledo el mundo, el futuro, lo que diga la gente, cualquier institución establecida, incluso la fama literaria, que en una ocasión me hizo pasar tantas noches sin dormir imaginándola. Ya está, así es como soy, tal es mi carácter.» (Gustave Flaubert)

    Lo que más me siento impelido a escribir es lo que está prohibido y no da dinero. Por lo que el producto final es malo, y todos mis libros son chapuzas.» (Herman Melville)

    «Cuanto más se adentra uno en su propia alma, más se atreve a expresar sus más secretos pensamientos, y más se estremece uno al descubrirlos cuando están escritos, pues le resultan muy extraños, y en esa extrañeza está el mérito. Por este motivo es uno original, y si además es sincero, si tus palabras indican de verdad lo que sientes, entonces eres sublime.» (Stendhal)

    "Hazme el favor de rogar al señor Aurier que no escriba más artículos sobre mi pintura; dile con insistencia que, para empezar, sus chismes sobre mí se engañan, puesto que realmente me siento demasiado entristecido para poder enfrentarme a la publicidad. Hacer cuadros me distrae; pero si oigo hablar de ellos, me causa una pena que él no sabe… (Vincent van Gogh)

    En cuanto a lo que a mí me toca puedes escribir lo que te venga en gana en este blog (y como tú, todo el mundo), y las veces que quieras, que yo lo leeré muy a gusto.

    Un abrazo, colega.

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Nicolás! ¡Cuánto tiempo!
    Me ha gustado mucho volver a leerte. En realidad, sí estaba por aquí, pero con el tiempo justo para leer sin comentar, pues un taller intensivo sobre microbiota no me dejaba tiempo para nada más.
    Me alegra que Lemuria haya logrado ser digna de ti. Ya te había dicho en su momento que tenía cosas buenas, pero que estaba desequilibrada, y sobre todo que tú tenías talento para escribir algo mejor, pues ya lo habías hecho con anterioridad. Recuerdo que me contestaste que ya te imaginabas que el libro era una mierda, y no, no era una mierda, al menos no del todo :):):). En serio, la cosa no era tan horrible.
    Bueno... tú ya sabes que toda esa mierda ( y eso sí que lo es) de la promoción no va conmigo. Ya me cuesta trabajo ser escribiente, ¡cómo para ser también agente literario o publicista! Va a ser que no...
    Me ha hecho gracia Gerard cuando dice que soy como el Guadiana, pues si yo soy como el Guadiana tú, Nico, eres más bien como el mítico continente que da título a tu novela, saliendo a flote después de tanto tiempo:):)
    Es evidente que tal cómo te dice Gerard siempre podrás escribir en este blog lo que te dé la neura o la gana, y no sólo porque todo el mundo lo pueda hacer, sino porque este blog jamás hubiese existido sin ti. (Para quien no lo sepa, la idea original de este blog fue de Don Nicolás), así que si hay alguien que pueda escribir lo que le salga de las pelotas en él eres tú. Tienes salvoconducto vitalicio:):)
    Por cierto, que antepongas tus hijos a la literatura creo que es algo que cualquier persona cabal debería entender. El mundo necesita más de mejores padres que de buenos escritores, y tus hijos ya ni te cuento.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola, Alberto! No te puedes hacer una idea de lo feliz que me hace volver a saber de ti. Es como volver a encontrarte con un amigo que hace tiempo que no ves, y cuando te despides y vuelves a tus propios pensamientos te da esa sensación de que te encontraste con un "yo" anterior, un recuerdo que dejaste de lado pero que ahora, latente, te produce bienestar. ¿Tiene sentido lo que acabo de decir? En fin... Ahora voy a estar unos meses desahogado y por ello estaré más por aquí.
    Volviendo a Lemuria, me gustaría decir que parece que "Lemuria" es una mierda, entre otras cosas porque no paramos de repetirlo. ¿Qué cosa? Podemos decir que algo es una mierda y nos quedamos tan panchos.
    Esa creo que es la madurez del escritor; terminar algo, mandar el manuscrito y quizás...., a veces es mejor esperar unos meses y desde la perspectiva del tiempo mejorar las cosas. Debo decir que esa mejora no la he hecho yo, esta vez le ha tocado a Enrique Salcedo. Si queréis puedo pedirle permiso para subir alguno de sus post que a mi juicio son muy interesantes.
    Por lo demás, ¡un gran saludo a todos!
    Por cierto, ¿habéis hecho alguna colección?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene mucho sentido todo lo que dices, y mis sentimientos son recíprocos. Entre algunos de nosotros se ha producido una bonita complicidad o casi, casi hermandad. Son esas cosas que nos reconcilian con este puto mundo de detritus pestilentes.
      Lo de subir los post de Enrique me parece una muy buena idea, siempre que él esté de acuerdo, claro. Incluso, si él lo desea, le podemos dar acceso para que los escriba él mismo. Como queráis...

      Al final no hicimos ninguna colección, más que nada porque no sabíamos muy bien como llevarla a cabo. Lo habíamos hablado aquí, y también lo había hablado en su día de manera privada con escritores amigos y/o afines como Ianus Bröönco y otros, pero nunca llegó la cosa a buen puerto. Si tu sabes cómo...

      Un nuevo abrazo!

      Eliminar
  9. uy... si que somos especiales... no sé... al final, creo que ese ardor nos hace seguir vivos...
    vaya! por cuántas cosas parecidas hemos pasado todos, no estamos lo suficientemente locos imagino, cosa mala para un escritor, para olvidarnos del mundo, olvidarnos de la necesidad de trabajar y comer..y dedicarnos a escribir...

    y este mundo nos golpea el rostro, nos escupe, nos tira al piso, rompe nuestras letras, y ni que decir de nuestros sueños...perdemos el impulso de escribir, seguir adelante, promocionar, y lo entiendo porque lo he vivido, me digo igual, qué cosa escribo? que ironía de escritora, mediocre, mala o buena soy?

    No importa la respuesta, y menos si esta basada en las ventas de amazon, o de mis libros, al final después de unos cuantos años, ilusiones y desilusiones, lo único que importa es seguir dejando allí de vez en vez la tinta negra de mis letras...
    y se me dibuja una sonrisa burlona cada vez que veo la forma increíble en que mi nombre y mis libros han sido pirateados, bajados gratis o vendidos, que se yo!

    Me viene una sola cosa a la mente, cuando a penas con 14 años un amigo me dijo, deja que hablen de tí, aunque sea mal, es que les importas, en este caso, cuando veo aparecer mis libros y mi nombre en tantos lugares que no han sido autorizados o hechos por mí, solo me queda darle paso a una sonrisa, y decirme, importo! no importa la forma...

    a mi particularmente, a pesar de no gustarme los temas macabros, de sangre y asesinatos con trasfondos de situaciones sicológicas de los protagonistas, me gustaron y mucho tus dos libros. Y me pregunto, escribiste para tí? o para nosotros?
    por qué los valoras sin dejarnos a nosotros decidir si es basura o no?

    No creo que en verdad, te toque el derecho de crítico, al menos de tus libros.

    Un abrazo, Janett

    Y mira que me hacen pedazos a cada rato!

    Yes, you are welcome!

    ResponderEliminar
  10. Jordi, Nicolás es así, extraño, como Alberto...sólo hay que entenderlo...

    ResponderEliminar
  11. Nicolás, es bueno que un autor reconozca si es bueno o no lo que escribe, solo que a veces necesitamos una tercera opinión antes de desechar un trabajo, imagino que por eso se lo enviaste a Alberto. Me alegro que al final "Lemuria" quedó a tu gusto.
    Que hayas dejado a un lado la escritura para estar con tus hijos dice mucho de ti. Te entiendo perfectamente, yo no empecé a escribir novela hasta que mis hijos fueron más independientes y me dejan tiempo para mí.

    Saludos para todos.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Eva. Es un placer conocerte. Te aseguro que antes de publicar algo pido una tercera y cuarta opinión, pero lectores hay muchos, gente de la que te fíes muy pocos. A la gente le cuesta ser sincera. Piensan que si te dicen la verdad pueden hundir tus sueños o algo así y a veces puede ser ¿no? De Alberto me fío por ejemplo porque es incuestionable su cultura y su buen hacer (yo le he leído). Pero creo que lo más complicado es saber cuando es bueno, yo cierro los ojos y me pongo música, algo que este harto de escuchar y entonces leo, leo y vuelvo a leer; si mi mente se va a la música, malo. Si en cambio visualiza el párrafo o capítulo, bueno...,entonces quizás vaya por el buen camino.
    Jannet, siempre tan profunda y con una espontaneidad propia de un niño que va a morder la oreja de su padre. Eso te hace única a ti y a tus palabras, no lo pierdas nunca.
    Alberto, respecto a la colección yo he creado una y debo decir que ha sido muy fácil. Si queréis podemos hacer algo parecido con varios títulos, yo pongo la portada. Luego simplemente habría que poner un libro detrás de otro en un formato word, Os dejo el enlace y le echáis un vistazo. La he llamado; Edición de Oro....

    http://www.amazon.es/s/ref=nb_sb_noss?__mk_es_ES=%C3%85M%C3%85%C5%BD%C3%95%C3%91&url=search-alias%3Daps&field-keywords=edicion+de+oro+la+casa+del+aire&rh=i%3Aaps%2Ck%3Aedicion+de+oro+la+casa+del+aire

    ResponderEliminar
  13. Hola, disculpa la tardanza, pero es que cuando leí tu último comentario, por alguna razón no se cargó todo, y no pude leer hasta ahora, que me he fijado de nuevo, los últimos párrafos. A mí no me importaría estar en alguna colección. Podemos seguir hablando del tema en este post o en el propio de la colección...

    Un nuevo abrazo.

    ResponderEliminar