martes, 19 de enero de 2016

Un ejemplo de independencia y éxito inesperado

  Hace ya un tiempo que tuve la ocasión de ver el excelente documental Searching for a Sugar Man, ganador del Oscar al mejor documental en la edición del 2013. En él se narra la  investigación de dos fans deseosos de saber qué había sido de su ídolo, el gran Sixto Rodríguez, un cantautor estadounidense de origen latino y de sangre indígena, que con un estilo cercano al de Bob Dylan y una calidad equiparable en sus composiciones, consiguió grabar a comienzos de la década de los setenta dos soberbios discos que sin embargo pasaron sin pena ni gloria en su país de origen y en muchos otros, excepto en Sudáfrica, donde sus canciones consiguieron ser auténticos himnos contra el execrable movimiento del Apartheid. Pero lo más curioso del asunto es que de semejante éxito Rodríguez no fue consciente ni conocedor, algo que, si no fue decisivo, seguramente influyó para que Rodríguez optase por abandonar su carrera musical y no volver a grabar ningún otro disco. Todo este desconocimiento fue al parecer debido al tremendo aislamiento que sufría Sudáfrica en dicha época. Del lado africano, lo que no entendían era cómo un músico tan excepcional como Rodríguez y de tanto éxito (eso era lo que ellos creían), había podido dejar de grabar discos. Así que, poco a poco y sin saberse muy bien de dónde había salido, se fue extendiendo el rumor de que se había suicidado, incluso llegó a afirmarse que se había quitado la vida durante uno de sus shows en directo.
  Aunque la realidad era que Rodríguez ni se había suicidado, ni se había muerto, ni nada por el estilo, sino que se ganaba la vida con trabajos duros y humildes que le reportaban los ingresos justos para su manutención y la de sus hijos sin ningún tipo de lujos. Seguía siendo lo que nunca había dejado de ser: un gran trabajador y responsable padre de familia que apenas se acordaba en los años 90 que veintitantos años atrás había sido un gran músico, de los que hoy llamaríamos indie o independiente. De hecho cuando un investigador da por fin con él, y le comunica que en Sudáfrica es toda una leyenda, y que ahora, libres por fin del Apartheid, les encantaría que diese una gira de conciertos por el país, con suficiente demanda como para llenar grandes recintos, Rodríguez no salía de su asombro, le parecía imposible, y repetía que él ni siquiera tenía una banda para acompañarle.
  Finalmente realizó esa gira con gran éxito, junto a una banda que le idolatraba y que se habían dedicado a la música en gran medida gracias a él.
  Tras esa gira Sixto Rodríguez volvió a su trabajo habitual, a vivir humildemente, y no volvió a grabar un disco, en parte debido, como él mismo reconoce en el documental, al temor de no estar a la altura del Coming from Reality, su gran disco de 1971. 

  Aunque hoy en día este desconocido éxito pueda parecer impensable, nunca se sabe a quién podemos estar influyendo con nuestro trabajo en el momento presente o a quiénes podremos influir en el futuro. Por eso, escritores, músicos, pintores, cineastas, filósofos, científicos o creadores independientes no dejéis de crear, porque sólo el tiempo, el azar o el destino dirá si vuestras creaciones son realmente buenas; pero lo que sí es seguro es que siempre, siempre todo ese esfuerzo, por unas razones u otras, habrá merecido la pena.

  Ahora os dejo con lo mejor y más importante, la música de Sixto Rodríguez:



24 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría darte una solución, Jordi, pero yo al menos no la tengo. La actividad genera actividad, eso está claro. Hay que recuperar el espíritu más colaborativo. Sobre si te es aceptable o no... eso ya es cosa de cada uno. Ojalá tengas más visitas y comentarios en otros lugares.
    A mí personalmente también me gustaría que hubiese más artículos sobre libros de colegas Indies y que surgiesen más ideas y que se usara más el foro... Pero solución... Conozco muchas técnicas para tratar la voluntad, pero desgraciadamente ninguna de ellas es efectiva a distancia:):)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Yo comparto absolutamente todos los post publicados aquí en mi cuenta y muchos (siempre que me acuerdo) también con la del blog. También he compartido muchos posts escritos en otros blogs, por supuesto.
    Además desde aquí se han hecho una veintena de reseñas, con su correspondiente comentario en Amazon incluido. Últimamente es cierto que menos. En mi caso, últimamente por desgracia dispongo de muy poco tiempo para leer y menos todavía para escribir, pero aún así hago lo que puedo.
    Como ya he dicho me gustaría que se hicieran más cosas, pues en mi caso de la promoción de mis escritos paso olímpicamente. Me interesan más otro tipo de cosas que ya he expuesto en otros posts con anterioridad.
    Cualquier llamada a la reflexión es buena, y así lo he entendido; ahora hará falta reflexionar, claro.
    Otro abrazo reflexivo.

    ResponderEliminar
  5. Interesante artículo Alberto y curioso, aunque opino que si las grandes estrellas de la actualidad hubieran dejado de grabar, actuar o escribir por temor a que no les quede igual de fantástico, pues nos habríamos perdido cantidad de grandes éxitos.

    Jordi, yo comparto siempre, pero el blog necesita más publicidad si tu prefieres hacerla de otro, pues es normal que en otros tengas más visitas.
    Una de las reseñas que hice obtuvo muchas porque el autor anduvo varias semanas compartiendo en Twitter y otras redes.
    El blog está bastante parado, cuánto más movimiento más visitas, es lo que hay.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro. Estoy seguro que si a Sixto Rodríguez le hubiese acompañado un mínimo de éxito habría grabado muchos más discos. Pero cuando ocurrió lo de Sudáfrica ya llevaba muchos años fuera de escena y supongo que estaba bastante "oxidado" y seguramente pensaba que no se merecía tanto éxito repentino, de ahí su temor. Por lo que se ve en el documental parece un hombre muy sencillo.
      No sé si ahora, en su vejez, y debido al inmenso éxito de crítica del documental y su trascendencia al ganar el Oscar, se animará a componer temas nuevos; pero si hubiese que apostar, yo apostaría a que no. Una pena porque algo como mínimo digno sería capaz de componer...

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Lo segundo ya se hace, por lo menos algunos lo hacemos; pero tampoco pasa nada por compartir por partida doble en días diferentes. No todo el mundo visita las redes sociales a diario.
    A veces nunca se sabe de dónde y cuándo van a venir las visitas. Te pongo un ejemplo: Cuando escribí el artículo sobre Andrei y Arseni Tarkovski apenas lo leyó nadie, y así siguió ocurriendo durante meses; pero de repente empezó a ser muy leído y empezaron a llegar lectores desde Rusia, a raíz de ese artículo. Y son ahora mismo tantos que ya son más en las últimas semanas que los lectores residentes en España. Y no tengo ni idea el motivo de por qué ha empezado a interesar tanto este artículo en Rusia, pues en ese país tiene que haber cientos de artículos mucho mejores que el mío sobre la obra de esos dos grandes artistas rusos.
    Nunca se sabe, si no que se lo pregunten a Sixto... :)

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Sí, seguro que muchas de esas visitas son de robots de búsqueda, alguno será de la K.G.B. y todo :); pero de todas formas ahora esa entrada está entre las cinco más visitas de todo el blog, y eso poco a poco va generando más visitas "reales".
    Quizás a tus relatos le venga bien que un rastreador de esos se interese por ellos. Prueba a hablar, de Rusia, de Putin o de la política china en alguno de ellos :) ;)

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Pues he mirado en las fuentes de tráfico y son absolutamente normales, ni una sola de play.google.com. La única sospechosa es vampirestat, pero ninguna en el último mes. La inmensa mayoría son búsquedas de Google, directamente al blog, y desde otros blogs. Antes, había muchas desde Amazon, ahora muchas menos, debido sobre todo a la "censura" de "mi" hilo por parte de ellos.

    Pues nada Jordi, me alegro que tengas tantos lectores y no nos necesites ni a nosotros ni hablar de Putin, ni nada por el estilo.
    Yo no me quejo de las visitas que reciben mis escritos, pues son muchas más de las que cuando empecé con esto esperaba. No obstante, si tengo que elegir entre lo cuantitativo y lo cualitativo, siempre elegiré lo segundo.

    Buena suerte para ti también.

    ResponderEliminar
  12. No he visto el documental, pero sí había oído hablar de él en un suelto de televisión. De la existencia de Sixto Rodríguez no tenía ni nociones, hasta esto que te he dicho del suelto. Tu artículo me he gustado mucho; ha llenado ese hueco sin desagüe que reservo cada día para las cosas buenas y que merecen la pena: ¡clic y clac!, archivado en el coco.

    El miedo escénico es difícil de controlar. Me gustaría creer que Sixto Rodríguez lo va a conseguir. Mientras tanto, mis respetos y más sincera admiración para Sixto; y también para los que como él intentan crear cosas bellas, incluso contra marea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Yo tampoco conocía la existencia de Sixto Rodríguez hasta que vi un reportaje sobre Searching for a Sugar Man en el programa Días de Cine. Más tarde pude ver el documental en el cineclub de donde vivo, el cual te recomiendo, aunque ya siendo sabedor de que Sixto está vivo y coleando puede perder un poco de chicha en su parte más detectivesca. Yo cuando lo vi no sabía que aún vivía, y, por supuesto, me alegré mucho de que lo de su suicidio fuese una especie de leyenda urbana.
    Vuelva o no a grabar más discos lo que sí ha hecho es alguna gira últimamente. No estaría nada mal poder verle en directo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. No se mucho de que hablan aquí
    Pero no creo que para leer a Alberto yo deba ir a otro blog !!!
    Este blog es de Alberto nuestro y muchas veces ni escribo en el para no levantar críticas que no quiero oír
    Pero leer aquí a Alberto
    Nadie va a privarnos de eso!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto Yendy. Yo soy escritor, y escribo. Tengo mi corrector que es José Enrique Salcedo. No publico nada sin que él lo revise, y es como una parte de mí, sólo que en otro cuerpo, es mi Pepito Grillo, mi conciencia. Yo sé que tienes talento y por ello deberías buscar una persona en la que apoyarte para que te quite esos miedos y sacar todo tu potencial. No me acuerdo que libro de Kent Follet, tenía como ocho colaboradores, entre ellos escritores, historiadores, etc.

      Eliminar
  15. Es algo abierto al mundo para eso lo creamos no para censurar quien nos visita !!!

    ResponderEliminar
  16. No te preocupes, Janett. Dudo mucho que alguien vaya a querer criticar tus escritos o pensamientos. Así que, por favor, escribe todo lo que desees. Estoy seguro de que a todos los que escribimos y/o comentamos en este blog nos ilusionaría una mayor presencia de tu hermosa literatura.
    Bicos volvoreta.

    ResponderEliminar
  17. Te amo amigo Vida
    Allí en tus sueños y visiones andube yo
    Que bueno que al menos tu vislumbraste esa tierra
    Yo solo veo espacio... Pero aun me queda algo de esperanza ....
    Lejos aquí en esta tierra ahora mía
    Me calienta el alma saber que allá
    Lejos en tus tierras existen seres especiales para conectar con mi alma
    Cosa que tristemente aquí no encuentro

    Mil besos volvorota vuela para deciros
    Os amo

    ResponderEliminar
  18. Volvoreta!!!!!!
    Este est.... Phone cambio mi nombre!!!!!

    Nada de eso !!!!!!

    Volvoreta te manda besos !!!!!!

    ResponderEliminar
  19. Alberto, no sé cómo tienes tanta paciencia. De todas formas, te diré que lo que haces es grande, tu dedicación a este blog, a hilos que tu creaste es siempre positiva. Un abrazo, Nicolás.

    ResponderEliminar
  20. Gracias, Nico; eres muy amable.
    En esta vida no queda otra que ser paciente. Y este blog no es una excepción, donde ya hemos lidiado más de una vez con algún que otro comentario estúpido o malintencionado. Estoy precisamente preparando una futura entrada sobre las ventajas de la estupidez sobre la maldad :);)

    Un abrazo.

    Pd. ¿Qué tal te está yendo con Lemuria?

    ResponderEliminar
  21. Pues muy bien, comentarios muy positivos. Curiosamente la novela que más duda me creaba es la que mejor aceptación está teniendo. Lo que es la vida.
    ¿Sabes? Me encanta este blog, lo siento como mi casa y ahora tengo una la sensación de que se está dejando un poco de lado. No me gustaría que se convirtiese en una especie de cementerio de escritores, donde pasa un escritor, pide limosna y se va; porque a veces los escritores pedimos limosna, sólo que en vez de dinero nos dan atención. Creo que hay un problema de enfoque, y gran culpa de ese error de enfoque lo tenemos nosotros mismos por creer las milongas que nos venden. ¡Coño! Mi mujer debe ser como la mujer de ese tío tan guapo que sale en la tele que, qué cojones, es igualito a mí. Por supuesto el coche y la casa pues, yo me la merezco ¿no?. El mundo editorial no es una excepción; nos venden la milonga de que hay un tía de editorial "fulanito" que ha vendido tropecientos millones de libros y, qué pollas, era pobre, pero no pobre de esas que están deprimidas y llorando por la casa, no, está era pobre de andar como una pordiosera por la calle tocando los huevos a todo aquél que se le acercase. Y nosotros, ¡ay! ingenuos, compramos la película y nos creemos que escribiendo un libro voy a mandar a la mierda al jefe. El caso es que siempre ha habido escritores y muy pocos se han ganado la vida con ello. Pero muchos.., muchos, muchos, pasaron su vida, mejor o peor, y consiguieron dejar un poquito de sí en el mundo. Y eso es ser escritor. Yo pienso que todo aquél que pase por este blog reflexione, y piense, ¿yo quiero ser escritor o lo que quiero es ganarme la vida con los libros? Eso es lo primero que uno debe pensar. Un día os traeré números y veréis que siendo el escritor que más vende de España en papel, es imposible vivir de la literatura no más de un año o dos. Ni pensar cuarenta o cincuenta años. Pero si es posible, y creo que podemos jugar a eso, escribir literatura durante 40 o 50 años y quizás algún año ganar algún dinerillo.
    Un cordial saludo,
    Nicolás G. Anaros.

    ResponderEliminar