viernes, 24 de febrero de 2017

ESCRIBIR POR AMOR AL ARTE

Hola a todos. Ya hace un rato que no escribo nada por acá. Y sé que no me lo están preguntando, pero la razón es que estos meses he estado en un viaje de auto crecimiento personal y esas cosas zen. ¿Cómo es eso último? La verdad no tengo idea. Pero de pronto me siento más grande, o al menos en lo que a lo emocional se refiere. Pero bueno, les cuento que ha pasado todo este tiempo.

Hace un año me cree una cuenta en una red social para escritores, llamada Wattpad, y junto a mi lustrosa cuenta nueva comencé con la escritura de una nueva novela. Seguro que la mayoría de ustedes ya conocen esta red. ¿Cuál es la gracia del Wattpad? Básicamente te permite crear libros online e irlos actualizando capítulo a capítulo conforme los estás escribiendo. Puedes seguir gente así como gente te puede seguir a ti, mismos que pueden ver tus libros en proceso, comentarlos, puntuarlos, recomendarlos, reseñarlos, y de más “arlos”.

Escribir en Wattpad es, literalmente, escribir por amor al arte. No hay más recompensa que el reconocimiento de los pocos o muchos lectores que puedas llegar a tener. Nadie te comprará tu libro, nadie te pagará nada, solo leerán, comentarán, puntuarán, y… bueno, todo lo antes ya mencionado.

Abrirse paso en este mundillo es sumamente complicado. El grueso de lectores del Wattpad lo componen niños menores a dieciocho años. El resto de lectores son escolares de bachillerato o universidad, y una minoría casi inexistente son mayores de treinta años. ¿Público difícil? Ni que lo digas.

Comencé a escribir mi novela sin muchas expectativas. Los primeros dos meses apenas logré tener cincuenta seguidores. Me dije –Cincuenta. ¡Qué Guay! –y seguí escribiendo. A la fecha esa novela quedó terminada y voy a la mitad de una nueva. Actualmente tengo más de quinientos cincuenta seguidores, y modestamente sigo a otras ciento noventa cuentas. ¿Eso significa algo? Pues puede decirse que sí. Las letras están muriendo.

Ya sé que la declaración anterior suena algo fuerte, pero es una realidad que no podemos negar. La literatura se está transformando, está mutando para adaptarse a las nuevas masas, así como le ocurrió a la música. Basta encender la radio para darse cuenta que los nuevos éxitos musicales son sonidos sintéticos, letras repetitivas, estructuras simples y todo dentro de los mismos cuatro acordes. Así pues, con la literatura pasa otro tanto. Yo apenas hago publicidad de mí mismo. De hecho apenas ayer abrí un blog en el que no he escrito nada y una cuenta de Facebook en la que apenas he actualizado mi foto de perfil. De mis quinientos cincuenta seguidores puedo contar a mis verdaderos fans con los dedos de mis manos; bueno, y con los dedos de mis pies; son dieciséis los fans que están realmente al pendiente de lo que escribo y que me animan a proseguir con esta empresa.

De modo que resumimos. En un año apenas tengo dieciséis fans reales, en un año apenas empiezo a figurar entre las personitas más o menos importantes dentro de la red. Mientras que hay usuarios que tienen tres, cuatro o más años escribiendo en Wattpad, que tienen a miles de seguidores (no apenas quinientos) de los cuales cientos son sus fans y los leen, y les comentan, y los califican, y… pues todo lo demás. Y también hay usuarios que, llegan, y al cabo de dos o tres meses ya son estrellas bien consolidadas con miles de seguidores.

Ya me dirán ustedes, –¿Y para qué te codeas con un montón de niños? Ellos no saben de literatura –. Y puede que tengan razón, ellos no saben de literatura. Pero, ellos son el siguiente público, los siguientes compradores, los nuevos consumidores. La literatura ya no es lo que era antes. Mi nombre apenas empieza a hacer eco, apenas empieza a figurar entre los autores a considerar. Cada día tengo un o dos seguidores nuevos. De pronto hay quienes, sin seguirme, ponen mis libros en sus listas de lectura o califican favorablemente mi obra. Cosas así. ¿Ganaré algo con todo esto? Yo creo que sí. No dinero, obviamente, pues no estoy vendiendo nada. Pero sí fama y reconocimiento. Cuando esos mismos lectores potenciales (porque hay que estar predispuesto a ser un lector para unirte a una red social dedicada a la lectura), vean alguna de mis obras publicada, estoy seguro que la comprarán, porque ya me han visto, porque han hablado conmigo, porque me conocen como persona, porque saben de mis errores y mis correcciones, porque saben que soy un humano igual que ellos.

No se por cuánto tiempo escriba así. Supongo que es probable que pase toda mi vida de seudoescritor colgando mis obras en esta red, dejándolas libres y gratis para todo el que guste leerlas. ¿Y saben qué? No le veo nada malo. Porque mi intención no es hacerme rico o vivir de esto. La vida es corta y complicada, como para tener que esperar a que un libro, que encima tiene costo, salga del anonimato y gane un poco de fama.

Así funciona esto, la época de los intelectuales está a punto de terminar. Expertos estiman que de aquí a cincuenta años habrá escases de doctos y profesionales, entre los que vamos a extrañar principalmente a científicos, cirujanos y demás doctores a nivel salud. Pero bueno, si estos no van a estar, pues gradualmente también se irá acabando el público lector ortodoxo (por llamarle de una forma). ¿No me creen? Las historias más famosas abundan en fallos ortográficos, gramaticales y de más cosas de la jerga lingüística. Son escritas por personas que aún no terminan su educación básica y que, encima, no planean terminarla. Llámenme catastrófico si gustan, la verdad es que si lo soy. Y como tal me preparo para enfrentarme a eso.

Ya sé que soy el menos indicado para asegurar que mi trabajo es bueno. Pero sé que mi trabajo es bueno. Quizá no el mejor, pues seguramente de todos ustedes soy el menos hábil y el que tiene menor experiencia en la vida. Pero me defiendo.

Les sorprendería saber cuántos lectores afirman con todos sus dientes, que no leen los grandes clásicos porque son libros largos y aburridos; y cuántos de esos lectores no planean leer nunca esos libros. Pero yo, romántico empedernido, escribo por amor al arte, en un mundo que cada día lo aprecia menos.

¿Y qué opinan ustedes?

Saludos a todos.
Atte. Ele Serfstone.

PD: Por si quieren ver mi perfil en Wattpad.

8 comentarios:

  1. Hola,Ele. Me ha gustado tu entrada, y las reflexiones que haces en ella son muy interesantes. Puede que todos hayamos sospechado en algún momento que algo raro pasa en el mundo literario actual y que en el futuro no van a pintar bastos.

    Es verdad que muchos buenos escritores se las ven y se las desean para poder seguir viviendo de sus libros, mientras que otros con historias adocenadas escritas sin apenas talento ni estilo se llevan el gato al agua. Es una lástima que sea así, y da pena verlo. Esperemos que las nuevas generaciones de lectores, como los que tú has conocido en Wattpad, salven la cosa.

    Dices que escribes por el placer de escribir, pero permíteme que te desee el que puedas vivir de lo que escribes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ele. Me alegra saber de ti otra vez. Estoy muy de acuerdo contigo respecto al análisis del estado actual de la literatura, que no es más que un reflejo de la involución de la sociedad en general. La media de edad mundial aumenta cada año, sin embargo la sociedad se infantiliza, y se obsesiona con lo meramente lúdico. Yo, no obstante, seguiré a lo mío, si el rey está desnudo seguiré diciendo que está desnudo.
    La idea de escribir un libro online y en directo puede ser muy interesante como experimento, pero preferiría hacerlo para personas que entendiesen un mínimo de literatura, para que pudiera apreciar sus comentarios y críticas de una manera constructiva y así me sirvieran de aprendizaje y no de improvisada comedia. De todas formas, lo importante es que tú te sientas cómodo allí, que hayas verdaderamente encontrado tu espacio.
    Es evidente que deberemos adaptarnos, pero pienso que siempre habrá un espacio, aunque sea marginal para la literatura tal como la veníamos entendiendo hasta ahora. Al fin y al cabo el cine en color no acabó con el cine en blanco y negro, ni siquiera el hipermoderno y videojueguizado cine en 3D. Ni la televisión acabó ni con el cine ni con la literatura, ni ahora internet con la tele. Que haya diversidad es bueno, el problema viene cuando, dentro de la diversidad, existe una tendencia desmesurada hacia una dirección en concreto, y todavía más si esa dirección coincide con los intereses de aquellos que quieren joder el mundo, cuando no se sigue una determinada dirección por elección, sino porque te encauzan hacia ella.

    Un abrazo!

    Pd. Me alegra saber que ya somos al menos dos los que no nos importa escribir por amor al arte. Yo ni el reconocimiento busco siquiera, y de la fama huyo como la peste, porque con el tiempo es muy fácil que tantos halagos nos vayan matando por dentro, desquebrajando de esa forma lo más hermoso que albergamos. A romántico no me ganas :);)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje… seguro que a romántico no te gano compañero.

      Claro que, para nada me siento ni un poco tentado a crear literatura pop. Yo escribo con el mismo espíritu y con la misma convicción de siempre. E imagino esa es la causa de mi poca fama entre tanto crío, pues son pocos los que aprecian lo que escribo.

      Y concuerdo contigo. Siempre habrá público para todo. Entre tanto y tanto siguen apareciendo esos pocos lectores hambrientos de buenas letras. Además, no dejo de enviar mis manuscritos a cuanta editorial conozco.

      De lo que si he pecado, y lo admito, es que he estado trabajando en historias híbridas, mezclas de lo nuevo y lo antiguo. Y eso sí que llama la atención de los nuevos lectores, que reciben lo que quieren y de a poco van culturizándose. Claro que no deja de ser mero experimento, pero a ver qué sale. No puedo simplemente ignorar al noventa por ciento de las masas.

      Eliminar
    2. gracias por venir y darle sonidos a nuestro blog!

      Eliminar
  3. vamos y dónde dejas a tu mariposa? Vuelo por amor al arte, existo por amor al arte, amo por amor al arte, y escribo lo que escribo por amor al Arte! no te vuelvas a olvidar de mi Alberto!

    ResponderEliminar
  4. Dicen algunas personas que me conocen que por escribir por amor al arte y no ganar ni un dollar soy como bien tonta, vaya para dejarlo en un halago y no llamarme de otra forma, pero yo no me abochorno, estoy bien conmigo en esto!

    ResponderEliminar
  5. Hola Ele, me ha gustado mucho tu entrada. Creo que lo primero que hay que tener para escribir es amor por las letras si luego eso te da para algo es secundario.
    No tengo cuenta en Wattpad, pero conozco varias compañeras que la usan para escribir en directo y luego de revisar la novela publican en Amazon. Les está yendo bastante bien, igual que a ellas te deseo toda la suerte del mundo.

    ResponderEliminar