martes, 4 de julio de 2017

El Tiempo

Hace tiempo que no escribo ningún post. La verdad es que no me sale, no sé el porqué , pero lo cierto es que estoy centrado en otras cosas. Últimamente disfruto de la escritura, me siento cómodo, creo que se ha convertido en mi pasatiempo, como esos ancianos que se van a un banco a dar de comer a las palomas, que tiran migajas de pan y esperan a que las palomas se posen en el suelo para picotear. Yo, como vivo en un pueblo costero en vez de ancianos son turistas, y las palomas son sustituidas por peces, "cangrios" creo que se llaman, pero ni siquiera lo voy a contrastar, son grandes, y se ve a simple vista que probablemente no se puedan comer. Reconozco que yo también los he alimentado, no me avergüenzo de ello, pero posiblemente es un síntoma de que en mi vida empieza a asomar la irremediable consciencia de que el tiempo es limitado. Una vez escuché por ahí una frase que decía; "estoy en ese momento de mi vida en el que creo que es más sensato hacer el amor con la luz apagada". El caso es que he cumplido ya 36 años. Mi vida se resume en ir a desayunar a una cafetería del puerto, ir al gimnasio, escribir, e ir al trabajo. Cuando llego del trabajo trato de jugar con mi hijo. Mi hijo es lo más importante en mi vida, lo amo tanto que creo que todo lo que hago está enfocado de un modo u otro en él. "Enfocado", no sé si esa sería la palabra correcta, pero es la única que entiendo que quizás lo pueda explicar.
Mañana será martes, amanecerá un buen día, soleado, probablemente pasemos de los treinta grados, además pienso que no soplará el viento. Creo que cambiaré mi rutina y desayunaré en casa. ¡Un fuerte abrazo a todos!

13 comentarios:

  1. Una bella entrada intimista. Se ven pocas.

    No te podría decir lo que son los peces cangrios. Lo he buscado en Internet pero no he encontrado nada. Puede que te refieras a un pez que aquí llamamos muble. Los hay de puerto, que no son comestibles, y otros de roca que aquí no se comen pero que sí lo comen los franceses, nuestros vecinos. Los mubles de roca se distinguen de los otros en que tienen unas marcas amarillas debajo de las aletas pectorales.

    ¿Más de 30º es un buen día? ¡En Bilbao nos asamos!

    Un fuerte abrazo, Nicolás, y mis deseos de que algún día tu talento como escritor encuentre la recompensa que tú deseas, si es que no ha sucedido ya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora me has dejado "loco" con el nombre del pez. Seguramente estoy equivocado, pero ahora sí, lo voy a contrastar y le preguntaré a un amigo pescador de la zona. Quizás es un nombre mallorquín, por ello no has dado con él. En fin, un abrazo, y gracias por el mensaje.

      Eliminar
  2. Bonita entrada, Nicolás. Siempre es un placer leerte. "Enfocado" me parece una palabra muy correcta para describir una relación padre-hijo sana.
    En lo del pez cangrio me temo que nos os puedo ayudar. Yo lo único de nombre similar que conozco y que de vez en cuando cocino son los congrios, tan sabrosos como espinosos.

    PD A mí últimamente no me salen ni los comentarios. Hace una semana que he leído tu entrada; he intentado escribir un comentario consecuente a la misma... y nada... Al final he escrito esta mierda, más para no desaprovechar la ocasión de saludarte que por escribir algo que la complemente.

    ¡Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  3. A mí me ha pasado lo mismo que a ti, Alberto. Y es que la entrada de Nicolás está cargada de literatura, es como un pequeño relato que se tiene que leer en silencio y dejarlo estar. Pero había que saludar a Nicolás, y cualquier disculpa es buena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, os agradezco los mensajes y os mando un saludo. La cuestión es que a veces me paso por aquí a leer los post, pero últimamente no se suben demasiados, por ello decidí escribir. "Lisas", ese el nombre que buscábamos. No he acertado ni de lejos, pero no lo voy a cambiar, que para eso somos novelistas.

    ResponderEliminar
  5. O sea, mubles. A Bilbao llegan por la ría desde Santurtxi (que está a 15 km) por cientos, en bancos kilométricos, como las migraciones de ñus del Serengueti. Se alimentan de los residuos de las alcantarillas, y esa es la razón más importante para que nadie se atreva a comerlos. A veces, con las mareas, las lubinas, que se les parecen mucho, viajan mezclados con ellos.

    ResponderEliminar
  6. Ah, vale. Son los que en Galicia cuando hablamos gallego llamamos muxos, y hablando en castellano mújeles. Se adaptan también a las aguas más dulces de las desembocaduras de los ríos. Tienen mala fama porque comen todo tipo de porquerías, pero los del fondo de las rías o los de altura saben bien.
    Los nombres de los peces es una locura. En Galicia incluso cambian de una orilla de la ría a la otra.

    Pd Al final hemos terminado hablando de pescado:)

    ResponderEliminar
  7. Es verdad; hemos terminado hablando de pescado. Es triste ¿Verdad? Aquí los tres "solos" hablando de pescado. Hubo un tiempo en que había más gente por estos lares, supongo que pensaban que si escribían un par de post y mostraban sus libros ocurriría lo obvio: "Si soy visible alguien me lee. ¿Y cómo no voy a triunfar?" Pero lo que no saben es, a mi juicio, la única verdad; que el éxito no es dinero, ni el dinero es igual a éxito. Yo creo que se puede tener éxito con un solo lector si éste es el adecuado.

    Un abrazo, y a ver si meto algún otro post.

    ResponderEliminar
  8. Ya sabes como son las cosas en Internet, Nicolás: "Yo he venido a hablar de mi libro y no a hablar de lo que opine el personal, que me da lo mismo", que decía Francisco Umbral.
    A mí, personalmente, no me importa hablar de lo que salga y escuchar a quien quiera hacerse oír en esta página.

    Estoy contigo en lo del éxito, y pienso que escribir es bonito. Ahora, además, con Amazon, se puede publicar sin tener que recurrir a las editoriales, lo cual es todo un éxito para los escritores que no interesamos a casi nadie.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Vaya! si que son un trio bien "pesado", llegó hasta mi la vibra y aqui estoy, leyendo, amándolos, llena de cansancios, de desengaños, pero aquí, muy fiel a mi cariño por ustedes, mis letras, las pobres, torpes y llenas de sentimietnos, han dejado en estos días de ser escritas, me preguntaba el otro día si los años te quitan ese gusto, ese amor, el cual pense tener hasta mi último suspiro, no me nace, nada, nada, nada, pero yo trato, yo trato de decirme que no puedo dejar de ser esa que siempre fui, una llama prendida, llena de calor en el pecho... ahora eso si les digo, nunca vine a este sitio a triunfar, vine a disfrutar de ustedes, y me alegra tanto que Nicolás haya venido a hablarnos de los peces-palomas... además Nicolás perdona que te lo diga pero tu vida suena a novela rosa, divina, placentera y me parece estar disfrutando de ella maravillada como si fuese una novela, agotada de la mia, politizada, comercializada, llena de humo y de carros, de locura y de indiferencias...todo es relativo, cuantos no querran vivir donde yo vivo? y cuantos no queremos vivir como tu vives?
    Algo si, a los tres, gracias por existir, por estar, por venir, por no dejarme en este mundo sola como el último sobreviviente...un beso cubano...Janett

    ResponderEliminar
  10. Hola, Jannet. Me alegra leerte por aquí. En fin, mi vida es como la de cualquier persona, por épocas... No te conozco, ni si quiera me acuerdo de qué país eres, no conozco tu rostro, ni sé cómo hueles, pero lo que sé es que eres auténtica, expresas lo que sientes y estoy seguro de que eres amante de los que te aman; eres valiente y una luchadora. Me imagino que si eso es lo que proyectas a un desconocido, estoy seguro de que todos tus sueños hacen creer a las personas que se encuentran cerca de ti. Un abrazo,
    Nicolás.

    ResponderEliminar
  11. soy cubana... ahora americana... de allá y de aquí, con una fuerza indiscutible hispana, llena de color y calor hispano...

    ResponderEliminar